La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Resultado de la última cata ciega con el Sumiller Thierry Romano

Resulta muy divertido dar a conocer nuestro vino de cereza a personas de gran experiencia en el mundo del vino, ocutando la etiqueta y sin dar pistas. El sumiller Thierry Romano se prestó a la experiencia y volvimos a ver esa expresión de sorpresa de nuevo.

Thirry Romano, sumillerThirry Romano, sumiller

Nota de cata de Thierry Romano,  Sumiller,

Con etiqueta oculta

Cata y rápidamente va soltando ideas “vino de clima caliente, mediterráneo”, “no es un monovarietal”, “me sorprende el color de vino evolucionado”, “los aromas”…

“Uva Garnacha, Cariñena, Syrá y Merlot. Crianza envejecido en roble francés, no hay madera americana. Tanto en fase visual como en fase gustativa me da la sensación de crianza.”

“Olfativa: Mucha fruta roja, muy madura, tipo cereza y ciruelas con sensación de fruta “xarop”, hierbas como romero y tomillo. Vino con aromas mediterráneos.”

No pude hacer otra cosa que felicitarlo. Estaba de acuerdo casi del todo con él. Pero le comenté que no habia acertado en el núcleo de la cuestión...

Tras descubrir la etiqueta de Sirot

Al mostrarle la etiqueta entiende que contiene cierta cantidad de cereza, la sorpresa llega cuando le comentamos que no contiene uva, que se trata de un vino de cereza hecho exclusivamente a base de cerezas.

 

Thierry Romano hace un primer comentario que me pide que no anote, por decoro. Acto seguido escribe.

“¡Se trata de un vino, curioso y sorprendente! ¡Dios mío! Una sorpresa agradable a todas luces, te felicito.”

Sirot con la sommelier Isabelle Moren del Grup Nandu Jubany

Publicado 04/11/2016

Una visita interesantísima, de constante intercambio de impresiones, de confesión, de sorpresa. Hora y media entorno a Sirot, hablando sobre su creación y su proceso de elaboración. Tanto Josep como Isabelle son hijos de agricultores y coincidieron plenamente en  planteamientos relacionados con la vida en el campo y la elaboración al ritmo de la Naturaleza, el valor de lo artesano.

 

Sirot en el Restaurant l''Estanyol con el Xef Joan Font

Publicado 04/11/2016

Calurosa acogida del Xef Joan Font. Disfrutamos de verdad esa botella, sobretodo con la reacción apasionada de Joan, que vio en Sirot algo absolutamente singular. Ya podéis disfrutar de su propuesta de maridaje con Sirot en el Restaurant l'Estanyol.



Sirot en el Restaurant la Calèndula de Iolanda Bustos, alta cocina con flores

Publicado 04/11/2016

Iolanda Bustos es originalidad, singularidad en estado puro. Cocinar con flores hace que Sirot se sienta como en casa. Durante la cata advirtió aromas de rosa en nuestro vino de cereza y concluyó que es ideal para maridar con sus platos. No os perdáis la experiencia de maridaje que propone Iolanda.

 

César Cánovas valora nuestro Vino de Cereza Sirot

Publicado 11/09/2016

   Después de muchos años como profesional en el mundo del vino, sentí una gran curiosidad cuando un amigo me habló de un vino de cerezas, y me hizo llegar una botella. Había probado otros vinos de frutas y tenía ciertas expectativas respecto a lo que me iba a encontrar. Esperaba una bebida dulce densa y amable, un trago fácil y agradable sin más. Pero mi sorpresa fue grande cuando probé una bebida muy parecida a un vino de uvas, sin azúcar residual, y con una complejidad y cantidad de matices que hacían de este vino de cerezas algo más.

   He probado en varias ocasiones las cerezas de Torrelles de Llobregat, mis frutas preferidas. Su piel crujiente, que aporta una textura sutilmente rugosa, la textura carnosa de su pulpa, y su refrescante acidez hacen de estas cerezas una fruta única. 

   Lo sorprendente es que estas características se encuentran también en el vino, y que por ello, de la misma manera que los vinos de uva se dice que expresan el territorio con sus gustos, texturas y aromas, podemos afirmar que el vino de cerezas que elabora Josep Badell es un fiel reflejo del clima y el territorio donde se cultivan las frutas con las que está elaborado. A esto le llaman "Terroir", y son ese conjunto de características que busca cualquier buen elaborador de vino de uvas, y que hace que su vino trascienda más allá de lo que es una simple bebida, reflejando el territorio en una copa.

   Su perfil aromático es complejo, con recuerdos de frutas y ligeras notas vegetales. En la boca es intenso, carnoso, con una acidez fresca, estimulante lo que lo hace profundo y persistente, ademas de aportar ligereza y fluidez. Su textura acaricia con una delicada rugosidad, sutilmente amarga. El Sirot no solo sabe bien sino que además te transporta, con sus sabores, a un pequeño lugar en el mundo, que es este rincón del Baix Llobregat. También pienso, desde un punto de vista comercial, que el vino de cerezas resulta una extraordinaria salida a una fruta única que es la cereza de Torrelles de Llobregat. Mucha suerte en este estimulante proyecto.

César Cánovas

Lea toda la publicación »

Sirot en la revista Yorokobu

Publicado 23/09/2015

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   Muchos de los que piensan en un vino de cereza se lo imaginan «para postres, dulce y de poco interés». Por eso se sorprenden cuando descubren el caldo que Sirot obtiene de las cerezas. En las catas a ciegas, más del 90% de los catadores no detectaron que se trataba de un vino de cereza. «Intuían que se podía tratar de un nuevo varietal, pero no de un fruto diferente a la vid», recuerda Josep Badell, su creador. «No lo encuentran facilón ni marciano, sino especialmente interesante».

 

CIRERA-ESCLAFADA

 

 

   Cuando Badell tuvo la idea, tenía claro que no quería que fuera «el típico vino dulzón con sabor a "caramelo Kojak" que todo el mundo espera». Su viaje comenzó en su masía de Torrelles de Llobregat. Una zona que, junto con Sant Climent de Llobregat, lleva más de cien años produciendo cerezas. «Tiene una tradición cerecera muy anterior a la de El Jerte», explica Badell, que no descarta instalar su segunda bodega en El Jerte, cuyo mercado natural es Madrid. Cinco años después de ese arranque, está orgulloso de haber conseguido un vino 100% de cereza, «nada de maceraciones ni coupages con vinos tradicionales». Sirot se produce en una antigua bodega de vino tradicional con técnicas parecidas a las utilizadas en el vino de uva. «Bebe de la tradición enológica catalana», dice Badell.

 

flors-cirerrrs

 

   ¿A qué sabe el vino de cereza? «Se trata de un vino de cereza tinto, seco, afrutado y aromático. Es amable, sin asperezas, sin sabores fuertes y alcohólicos», dice Badell, tratando de traducir los sentidos a palabras. «De la misma forma que el vino no sabe a uva, el vino de cereza Sirot no sabe a cereza», añade. «Sabe a vino, con todos sus matices, y tanto el sabor como el olor pueden recordar a los frutos rojos en general, pero sin tomar un protagonismo excesivo». Los vinos de cereza que saben a cereza, existentes en otros países, «no resultan muy interesantes para el amante del vino». En su caso, los aromas aparecen tras la fermentación y se van trabajando con la maduración en barrica. De la cereza se extrae aquello que la representa: su acidez cítrica, su amargo característico y su color rojo intenso. 

A Badell le gustaría posicionar su vino de cereza como un producto gourmet. También habla de su poder de seducción. «No diré que sea un afrodisíaco, pero sí afirmo que, cuando se bebe entre dos, no sobra ni una gota. Y ya sabemos lo que puede venir después…»

 

IMG_3334

 

   Sirot está despertando curiosidad en el sector hostelero. Los restaurantes ven en el vino de cereza «una oportunidad de diferenciarse y una nueva vía de maridaje», ya que es «transversal en la mesa» y puede servirse con quesos, arroces, carnes, pescados, marisco e incluso postres.

   Sirot se encuentra en fase de financiación. Badell espera situarse en 2020 en torno a las 50.000 botellas. También están empezando a abrir vías para su exportación a Estados Unidos, Reino Unido, China, Japón, México y la Europa comunitaria.

   De la cereza, como del cerdo, no se desaprovecha nada. Aparte de las cinco variedades de vinos de cereza, Sirot elabora otros productos relacionados con esta fruta: vinagres balsámicos, esencias para cócteles, cerezas deshidratadas, huesos de cereza para cojines cervicales. Completan la oferta con experiencias relacionadas con la cereza y la gastronomía, tales como catas en medio de los cerezos en flor o actividades familiares de recolecta.

   Los ayuntamientos de la zona están muy interesados en su actividad, dado que aprovechan los excedentes anuales de cereza que se solían desechar cada año y los convierten en vino y otros productos, lo que favorece la economía local. «Además, somos muy sostenibles y no emitimos residuos», dice Badell.

SIROT-NEGRE-2013

POR ISABEL GARZO

Isabel Garzo es periodista, escritora y correctora de estilo. Escribe en Yorokobu y Ling, coordina la edición de la revista Ideas (IE Business School) y es autora de la novela Las reglas del olvido (Editorial LoQueNoExiste, 2013) y del libro de relatos Cuenta hasta diez (Incógnita Editores, 2010).

Lea toda la publicación »

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?